91 345 11 16 info@colegiolostilos.com

Noticias Secundaria

Deporte y estudio: una combinación ganadora

Deporte y estudio

29.11.2017 | Secundaria Complementarias Comunicación on line off line

¿Cuantas veces nos hemos planteado tener un hobby? ¿Tenemos tiempo y actitud para tener un hobby? A veces hobbies y estudio o trabajo parecen cosas excluyentes. Sin embargo, tenemos alrededor multitud de ejemplos de personas que consiguen compaginar ambas, aprovechando el tiempo y dando prioridad a lo importante, más que a lo urgente, en las ocupaciones cotidianas.

En la actividad complementaria de "Comunicación on line-offline" las alumnas han hecho una pequeña investigación y así han averiguado que entre su compañeras hay quienes practican deportes como baloncesto, volley, tenis, fútbol, gimnasia rítmica, hockey... e incluso compiten en equipos federados. También varias tocan distintos instrumentos.

En el aula de la asignatura improvisamos una "rueda de prensa" con tres alumnas que compiten en fútbol y gimnasia rítmica respectivamente para conocer de cerca cómo lo hacen compatible con sus estudios. De los trabajos posteriores realizados por las alumnas hemos seleccionado el que sigue a continuación:

Muchos adolescentes realizan actividades fuera del horario escolar, pero eso no significa que sea una tarea sencilla. Las alumnas de la actividad complementaria de Comunicación hemos decidido entrevistar a 3 compañeras de 4ºESO que practican deportes para saber cómo es su día a día. Ademá,s nos cuentan qué actitudes están aprendiendo con el deporte para su vida de estudiante y su futuro profesional. Las alumnas son:

- Marina Moles (M): gimnasia rítmica
- Patricia (P) y Alejandra (A) Gómez: federadas en un equipo de fútbol

E: ¿Cuándo y por qué decidisteis empezar a hacer deporte?
M: Empecé con 6 años, pero no fue algo que salió de mi. Mi madre veía que tenía mucha energía y me apuntó a los entrenamientos para canalizar mi “hiperactividad”.
P: Yo, en mi anterior colegio, jugaba en el recreo con los chicos, pero no me planteé dedicarme a ello. Un día a la salida de la escuela me dieron un folleto de un club de fútbol. Ni lo leí; lo tiré directamente, pero mi hermana sí lo guardó. Ella acabó convenciéndome de que era una buena idea unirse al equipo. En un principio mi madre no estaba muy de acuerdo, pero acabó viendo que nos divertíamos y cambió de opinión.

E: ¿Qué pensasteis el primer día de entrenamiento? ¿Cómo eran vuestras compañeras?
A: Fue impactante. Teníamos 7 años y las demás unos 14. Pensé que esto no era lo mío, que no valía. En el primer partido metí en propia, aunque mi hermana no sé quedó atrás porque metió tres. Sin embargo, algo me decía que continuara. Y aquí estoy. Al final, creo que la diferencia de edad fue algo bueno, pues tuve unas referencias increíbles con las que marcar mis propias metas.
M: Recuerdo el primer día como si fuera ayer. Era viernes, ¡y llegué tarde! No he pasado más vergüenza en toda mi vida. Mis compañeras eran mayores y por eso me desanimé en un principio, pero, como ha dicho Alejandra, fijarme en ellas me ayudó a seguir adelante.

E: ¿Cómo fue vuestra primera competición?
M: Me apunté en febrero y la temporada ya había pasado, pero eso no impidió que participara en las exhibiciones. La primera exhibición me salió bastante bien, aunque recuerdo que me enfadé con mi madre porque no me gustó el moño que me hizo.
P: Prácticamente empezamos nada más llegar. La liga se jugaba los fines de semana y, como ya hemos dicho antes, nuestro primer partido fue un desastre.

E: ¿Tenéis alguna manía deportista?
P: Yo creo que la mayoría de deportistas vamos cogiendo una rutina y nos sentimos inseguros si no la seguimos. Por ejemplo, yo me pongo 2 calcetines y una chapa de Messi en el pie izquierdo porque soy zurda y pienso que me da suerte. Me santiguo, toco el suelo y empiezo con la pierna izquierda. Al principio estaba muy pendiente, pero ahora lo hago inconscientemente.
A: Uff, ¡tengo muchas! Antes del partido hago una mochila con todo lo necesario. En el coche voy con mis auriculares escuchando música y tocando las botas de fútbol todo el tiempo, me da pavor pensar que se me han olvidado. Una vez en el campo, me pongo unos esparadrapos en las espinillas y comienzo siempre con la pierna derecha. ¡Y nada de pisar las líneas!
M: me levanto pronto y desayuno arroz antes de una competición. Las pinzas del moño están cerradas y me lavo bien la cara antes de maquillarse. Antes de entrar, me echo crema por todo el cuerpo y evito tocar los aparatos, para que estén bien limpios. Por último, entro siempre con el pie derecho.

E: ¿Cómo compatibilizáis los estudios y el deporte?
A: Después, de clase son los entrenamientos y llegamos a casa casi a la hora de cenar. Aprovecho a tope el tiempo antes de acostarme y me levanto más temprano para reforzarlo.
P: Desde el primer momento el entrenador dejó claro que los estudios son lo primero y lo tengo muy presente. Tienes que darte cuenta que el tiempo que otras personas dedican para ir con sus amigos, tú lo estás invirtiendo en el deporte. Es un “sacrificio” que hay que hacer, y digo entre comillas porque, si de verdad te gusta y te importa, aunque te cueste inviertes hasta el último momento que tienes.
M: Estoy de acuerdo con Patricia. Si quieres, puedes. Si realmente te apasiona el deporte haces lo imposible para seguir adelante, como sacar tiempo de donde no lo hay.

E: Ya veo que habéis tenido muchas dificultades. Después de todo esto, ¿alguna vez habéis pensado en dejarlo?
P: Todos tenemos rachas buenas y rachas malas y es muy importante entenderlo. Siempre vas a encontrar dificultades o vas a tener una época donde “no das pie con bola”, pero es absolutamente necesario no rendirse. Al final siempre sabes cómo seguir adelante.
A: Yo soy muy de rachas: o estoy eufórica o pienso que debería colgar las botas. La última de mis rachas malas fue hace poco. Me he roto el isquio y debo estar 7 semanas sin pisar el campo. Durante este tiempo ha venido la Selección para ficharnos y me tenían echado el ojo, pero como no podía jugar perdí mi oportunidad. Me dio mucha rabia pero ahora pienso que si sigo esforzándome todavía estoy a tiempo de conseguir mi sueño.
M: Soy igual que Alejandra: tengo muchas rachas. La gimnasia rítmica es muy dura, porque una vez en la competición tienes que demostrar en diez minutos y 40 segundos lo que has estado trabajando durante tantos meses. Lo bueno es que me gusta trabajar bajo presión y me digo que es una manera de ver mis fallos y mejorarlos. ¡La próxima vez no los cometeré!

E: Habéis estado dedicando muchos años al deporte, ¿con qué os quedaríais?
P: El trabajo en equipo es esencial, tienes que preocuparte por todas tus compañeras, si no, no ganas. Para esto tienes que hacer muchos SACRIFICIOS y tener PASIÓN por lo que haces.
A: Tienes que dedicarle tiempo todos los días… sin CONSTANCIA no consigues nada. También es muy importante la ACTITUD que tomas para enfrentarte a los problemas que vendrán.
M: DISCIPLINA. Tienes que seguir los consejos del entrenador y practicar lo que haga falta: si te cuesta lo practicas hasta que te salga perfecto. Sin el trabajo en EQUIPO es imposible sincronizarse y todas dependemos de que cada una dé lo mejor de sí, y el día de la competición no nos deje tiradas. Pero eso sólo se consigue con la EMPATÍA y el COMPAÑERISMO. No sólo tienes que intentar no fallar sino que, si alguien falla, hay que disculpar y no montarle un pollo. Hay que entender que todos cometemos errores y el compañero, no necesita que le echemos la bronca sino nuestra COMPRENSIÓN.

IRENE GUERRERO MARTÍN 4º ESO A