91 345 11 16 info@colegiolostilos.com

Tips para ayudar a crecer a tus hijos

El valor del esfuerzo

Gracias a numerosas investigaciones hoy podemos confirmar que la habilidad para aprender no es fija, sino que puede modificarse con entrenamiento y esfuerzo.

Los deberes y tareas escolares son considerados una herramienta muy valiosa para realizar este entrenamiento y desarrollar desde pequeños las habilidades necesarias para aprender gracias al esfuerzo de cada día.

Una de las características del éxito escolar es la determinación; la pasión y la perseverancia para alcanzar metas muy a largo plazo. Los niños más propensos a perseverar son aquellos que, cuando fallan, entienden ese fracaso como parte de su proceso de aprendizaje. Por ello, no abandonan fácilmente, no se hunden, porque han aprendido que es algo temporal y se puede resolver con el trabajo constante.

Vamos a comentar varias ideas que nos pueden ayudar a desarrollar esta habilidad en nuestros hijos en torno a la tarea escolar.

  1. Enseña a tus hijos a seguir estudiando cuando empiezan a estar cansados. Así les ayudamos a crecer en fortaleza y marcamos la diferencia entre aspirar al mínimo o entrenarlos para dar el máximo de sus capacidades.
  2. La motivación más fuerte es la que nace del interior de cada persona. Reduce las recompensas materiales y descúbreles que la satisfacción del trabajo realizado es una de las mejores gratificaciones.
  3. Inspírate en grandes personajes de la humanidad que han llegado lejos independientemente de las capacidades y oportunidades que tenían. Recuerda a tus hijos que la clave del éxito está en la actitud que tengamos ante las dificultades y la constancia que pongamos en lo que hacemos.
  4. Muéstrales que el esfuerzo nunca es en vano. Precisamente después de un fracaso tenemos mayor experiencia de lo que no ha funcionado. Es de personas inteligentes aprender de los propios errores.
  5. No identifiques el esfuerzo con algo negativo. Las contrariedades son una oportunidad para crecer y mejorar como personas, poniendo toda la ilusión posible en la tarea que se tiene que hacer. Por el contrario, el enfado es el recurso de los débiles.
  6. La tarea diaria es un excelente entrenamiento para el esfuerzo que da los frutos cuando hace de nuestros hijos personas responsables que eligen lo arduo porque les conviene.
  7. La determinación consiste en tener resistencia ante las dificultades y trabajar, a diario, para hacer del futuro que perseguimos una realidad.

Ahora que acaban de terminar los exámenes es un excelente momento para darle a las tareas escolares la importancia que tienen. Éstas ayudan a sentar las bases de un cerebro bien preparado para aprender.

Os propongo que estas semanas hasta las próximas vacaciones escolares animéis a vuestros hijos a que cada tarde se sienten con su agenda y elaboren un pequeño horario de lo que tienen que hacer para el día siguiente. Esto les ayudará a tomar conciencia del tiempo que se tarda en hacer las cosas y de la importancia de aprender a organizarse.

El trabajo realizado es fuente de satisfacción para ellos y motivación para seguir trabajando cada día para ser un buen alumno.